Las mochilas portabebés están de toda moda. Y es que la posibilidad de transportar a sus bebés sin tener que salir necesariamente a la calle con el carrito, es  de lo más atractiva para los padres.

Transporta a tu bebé de manera cómoda

Por otra parte, a tu bebé el contacto directo con papi o mami le encantará. La comodidad de la que están dotados hoy en día estos artilugios para el paseo de los más pequeños está fuera de toda discusión, por lo que con ellos grandes y pequeños saldréis ganando.

 

¿Qué son las mochilas portabebés y para qué sirven?

Foto de mochilas portabebés

Las portabebés son unos artilugios que sirven para llevar a los bebés, pudiendo hacerlo desde su nacimiento, permitiendo a los padres no tener que sacar a la calle el pesado cochecito.

Lo cierto es que no son algo nuevo, pues de siempre las han utilizado quienes han querido llevar así a sus hijos al campo o a la montaña, pero la actividad del porteo no para de ganar adeptos en los últimos tiempos, en los que los papás llevan así a sus peques por las calles de todas las ciudades.

 

Consejos a la hora de comprar una buena mochila portabebés

La mochila portabebés en muchas ocasiones suele ser uno de los regalos con el que familiares y amigos obsequian a los recién estrenados papás. Otras veces son los propios padres los que deciden hacerse con este útil accesorio. Sea como fuere, para sacarle el máximo partido, el factor clave es el estar suficientemente informado sobre cuál es el mejor modelo para llevar a los pequeños de un sitio a otro.

A continuación, vamos a desarrollar 5 aspectos en los que debes fijarte a la hora de adquirir un modelo de mochilas porta bebés:

La mochila debe ser ergonómica

Así, es fundamental que sepas diferenciar una mochila portabebés ergonómica de una de las denominadas colgonas, que no lo son. De hecho las ergonómicas son únicamente aquellas que cumplen las siguientes características:

  • Perfecta adaptación al cuerpo del bebé y al de la persona que lo porta
  • Respeta, sin forzar, la curvatura natural de la espalda del bebé que adopta la forma de C
  • Garantizan una correcta postura de piernas y caderas, por cuanto sus piernas son colocadas en forma de M o posición de ranita, lo que promueve el óptimo desarrollo de la cadera
  • Reparto del peso sobre el porteador. En ellas el peso es repartido entre la cadera (donde recae gran parte del mismo), espalda y hombros, permitiendo llevar hasta un niño de 20 kg sin que nuestra espalda sufra ningún perjuicio
  • Posibilidad de sujeción de la cabeza, ya que las ergonómicas la ofrecen  mientras aún no son capaces de mantenerla erguida o porque el niño más mayorcito se duerma
  • Posición del bebé en relación a quien lo portea. El bebé va pegado al porteador, lo que le hace sentirse protegido y a la altura idónea

La mochila debe ser ergonómica

¿Por qué NO debo utilizar mochilas colgonas?

Por varias razones:

  • No favorecen el buen desarrollo de tu bebé ya que la posición de espalda y caderas no es la adecuada, pues la primera se ve forzada a estar recta y además permiten que el bebé vaya mirando hacia afuera por lo que su pequeña espaldita se separa del porteador, adoptando una curvatura opuesta nada recomendable para tu bebé
  • No son cómodas para tu bebé, pues la zona de apoyo es la genital, lo que puede llevar a que sufra irritación y hasta dolor
  • No te dejan opción a sujetar de modo adecuado la cabecita de tu bebé, pues al quedar separado de tu cuerpo, la misma se puede mover más por lo que su musculatura queda en riesgo
  • Dificultan la regulación de la temperatura del cuerpo de tu bebé, al separarlo del tuyo
  • Por la salud de tu propia espalada, ya que sobrecargarán irremediablemente tu zona cervical y dorsal, proporcionándote una sensación de peso mayor
  • Por la posibilidad de portear mirando el entorno, lo que no es recomendable para tu bebé
  • Porque con ellas asumirás un mayor riesgo de caídas y de accidentes, ya que tenderás a perder el equilibrio, dado que cambia tu centro de gravedad y además tu bebé, en cuanto se mueva, es más fácil que se golpee con cualquier elemento que le rodee al ir separado de tu cuerpo

 

Concreta para qué la vas a utilizar

Lógicamente no es tan importante hacer una adecuada elección, que conlleva una correspondiente inversión, en el caso de que vayas a portear de forma ocasional que si vas a hacerlo a diario.

Para un uso ocasional te bastará con una mochila ergonómica que sea más ligera y económica. Puede estar confeccionada en materiales del estilo del nylon y no es necesario que cuente con refuerzos, por lo que podrás almacenarla en cualquier hueco, pudiendo llevarla siempre en tu bolso o entre el resto de enseres que lleves a la playa o al monte.

Para un uso diario, que además puede comprender varias horas, has de ser más riguroso en cuanto a lo que eliges. Esta mochila debe adaptarse a todas y cada una de tus necesidades, resultándote cómoda y versátil, por encima de cualquier otra característica.

También deberías contemplar la posibilidad de que sean más de una las personas que con ella vayan a portear y en el caso de que la zona en la que vivas sea muy calurosa, procura que sea transpirable y fresca.

¿Uso ocasional o diario?

Piensa en la edad de tu bebé

No es lo mismo que vayas a utilizar una mochila portabebés desde el nacimiento (ten en cuenta que hay modelos que pueden usarse desde el primer día) que si comienzas a hacerlo cuando tu hijo sea más mayorcito.

Lo normal es que una mochila ergonómica incorpore alguna reducción o pueda usarse con ciertos complementos, pero si vas a portear a un recién nacido lo ideal es que escojas un modelo que haya sido especialmente diseñado para cubrir sus necesidades.

Ahora bien, los paneles que traen estas mochilas sugieren que, cuando tu bebé alcance en torno a los 10 kg de peso, tengas que dejar de usarlas, pues ya comenzarán a resultarte más cómodas otras que traigan los paneles más grandes, si bien en el mercado hay algún modelo de mochila portabebé que puede usarse desde los primeros días hasta que tu bebé alcance unos 15 kg de peso.

Si cuando empieces a usar tu mochila portabebé, tu niño tiene unos 6 meses de edad y por tanto ya se sostiene sentado, podrá ir cómodamente instalado en una mochila con panel sin reducir.

 

Los detalles también cuentan

Las mochilas porta bebés suelen ser muy cómodas tanto para el bebé como para los padres, aunque como es lógico algunas vienen con más detalles que otras. Entre los acabados de los que no todas disponen están las trabillas que permiten que el bolso quede sujeto, el que traigan dos bolsillos con cremallera, la opción de quitar la capucha, etc.

 

Entonces, ¿cuál es la mejor mochila portabebés?

Nuestra recomendación es sencilla: aquella que cumpla con todos los estándares de seguridad, habiendo pasado con éxito todos los controles de fabricación, lo cual lleva implícito el hecho de que os resultará cómoda, pues este es uno de los aspectos tenidos en cuenta.

Para terminar, y aunque pueda parecer menos importante, no está de más que su diseño te guste pues al fin y al cabo no deja de ser un elemento con el que irás tapado en gran medida y que por ende te hará sentir mejor, cuanto más te identifiques con él.

 

Más tipos de productos en nuestro blog:

Ten en cuenta siempre, que para los bebés recién nacidos (6-9 meses) o los que sean un poco más mayores (12-24 meses), es importante que se usen mochilas portabebés ergonómicas.  Normalmente vienen con accesorios y con fulares de algodón orgánico para que sean más saludables.  El precio suele rondar los 90€ en modelos como las mochilas Manduca o boba carrier 4kg, y en muchos casos, se pueden usar como sillas de paseo o como sillas de coche.  Consulta primero con un especialista antes de realizar la compra y no las uses si estás embarazada.

 

Mochilas Portabebés – Comparativa y precios
4.5 (90%) 4 votes