Las mochilas infantiles para niños y niñas son esos primeros complementos que tus hijos lucen y en los que pueden guardar sus pertenencias cuando van al parque, a casa de un amiguito, de paseo o en sus primeros años de colegio.

Mochila infantil para niño y niña

En la elección de la adecuada mochila infantil intervienen una serie de factores como puedan ser el uso que mayoritariamente va a darle tu hijo o si está elaborada con un material de fácil limpieza, lo que es francamente aconsejable.

 

¿Qué son las mochilas infantiles y para qué sirven?

foto de unas mochilas infantiles frozen

Posiblemente la primera mochila que tu hijo tenga en su vida y la que le acompañará al menos en el primer curso del cole, pues están diseñadas para niños de 3 y 4 años de edad. Son unas mochilas específicamente diseñadas para los más pequeños, acordes por tanto a sus necesidades y usos.

Sus primeras excursiones pueden ser también ideales para portar en ellas la comida y bebida que deberá llevar el niño durante esas horas de asueto. Por lo demás, ya hemos comentado que será un elemento más de su indumentaria en las actividades cotidianas del día a día, como pueda serlo igualmente una gorra con la que protegerse del sol.

 

 

¿Qué características debe tener una buena mochila infantil?

Las primeras mochilas han de tener una serie de características comunes que las dote de la suficiente funcionalidad y versatilidad. En caso contrario, quedarían como un accesorio más que finalmente permanecería en el interior de un armario o en el perchero de su dormitorio, apenas sin uso.

Piensa que el mejor modelo de mochila infantil es el que cuenta con:

Medida ideal

En cuestión de carteras para niños no valen las de cualquier tamaño. La medida ideal es la que te recomienden para la altura de tu hijo y en ningún caso para su edad, pues niños del mismo curso pueden tener alturas muy distintas.

Si quieres realizar una medición idónea de la espalda de tu hijo hazlo de la siguiente manera: debes encontrar la longitud máxima de la espalda para lo que medirás la distancia entre la línea del hombre (que es el punto en el que se apoyan las correas de la mochila) hasta la cintura (aproximadamente a la altura del ombligo). Súmale 5 cm. Una vez puesta, debería quedarle 5 cm por debajo del hombro y un máximo de 10 cm por debajo de la cintura.

Capacidad suficiente

Debes asegurarte de que la mochila infantil que adquieras cuente con la suficiente capacidad como para que tu hijo porte todos los enseres que necesite. En el caso de los niños pequeños, estamos hablando de un peso muy reducido pues el peso que puede portar un niño en sus espaldas nunca debe superar el 10-15% de su peso corporal, de forma que un pequeñín que pese 20 kg puede llevar en su espalda como mucho entre 2 y 3 kg.

Mejores mochilas para infantiles

Comodidad en todas las situaciones

Lo idóneo es que la cartera de tu hijo sea cómoda y confortable y se adapte a todas sus necesidades. No es lo mismo que sea únicamente para bajar por la tarde al parque, de modo que en ella suelas introducir su botellita de agua y un suéter, que haya de servirle para ir un par de días de colonias, con lo que tendrás que tener en cuenta la posibilidad de introducir un mayor número de enseres, dentro de las mencionadas limitaciones de peso.

Cuando van siendo más mayorcitos, podrán ir optando para estas escapadas al entorno rural por una mochila de acampada o senderismo que cuente con ventilación y con un buen cinturón que se ajuste a la altura de la cadera, de modo que se reparta equilibradamente el peso.

 

Fácil limpieza

En el caso de las carteras para niños pequeños resulta especialmente importante que se trate de un accesorio que admita el lavado a máquina, o que al menos cuente con zonas plastificadas que faciliten la tarea. Si no es así, opta por modelos un poco más oscuros pues no hace falta que te contemos que va a pasar mucho tiempo en el suelo o en cualquier banco del parque.

De todos modos las de los más pequeñitos de la casa suelen estar confeccionadas en tela, por lo que no presentan ningún tipo de problema en este sentido. Que cuente con un forro interior también va a ahorrarte muchas manchas de comida, partiendo de la base de que niños y niñas utilizan habitualmente estas primeras carteras para introducir en ellas la merienda o el almuerzo.

Diseño a su gusto

Una mochila infantil es para un niño o niña. Por tanto, sus diseños han de ser divertidos y llamativos, pues los niños aman el colorido. En cuanto a sus personajes favoritos, superhéroes y motivos de las películas de Disney suelen encabezar la lista de sus preferidos. Cuando van creciendo, aquellas que aluden a sus equipos de fútbol predilectos van ganando terreno.

Cómodas. fáciles de limpiar, medida ideal, diseño a tu gusto...

¿Cuántos tipos de mochilas infantiles existen?

Existen distintos tipos d mochilas para niños, cada uno de los cuales cuenta con un sinfín de modelos. Los principales son:

Mochilas de dos tiras

Se trata del modelo tradicional que todos hemos llevado alguna vez a la escuela cuando éramos pequeños. Son las más adecuadas en el sentido de que distribuyen el peso equilibradamente en la espalda de tus hijos, si bien en el caso de los más chiquitines se trata de portar únicamente un número reducido de enseres.

De todos modos, es conveniente advertirles desde su más tierna infancia de que han usar ambas tiras pues es frecuente que según vayan haciéndose mayores, por estética o por dejadez, se la cuelguen de un solo hombro.

Mochilas de una sola tira

 

Otras secciones de interés en nuestra página:

 

Mochilas infantiles – Comparativa y precios
4.5 (90%) 4 votes